The Lives And Times Of A Quilter's Cats

Random thoughts of three or four cats and I about the importance of wearing slippers if you happen to share your home with a quiltmaker who drops pins, and other similar and related nonsense, from fabric to gardening and of course, about the cats who inspire all this madness. En inglés y en español.

My Photo
Name:
Location: Idaho, United States

Friday, July 14, 2006

Encompassing Doubts, Fears And Trepidation: Mariners' Compass In Progress

Here is the progress on the Mariners' Compass quilt, a month into it. It's shaping up nicely. I wonder if I am the only one who gets into a panic state in the in-between stages of a quilt? The little triangles in the sashing were the reason for my first panicky moment (I'm sure they won't be the only one). I had planned on eight per side at first. That would leave no space for the appliqué that goes between the blocks. Seven then, I thought. An odd number? Didn't look good. Six was my third choice. Of course by then I already had several of the units sewn. Rip, rip, six. I look at it and it looks "bare". And I have to remind myself that the bare space will be covered. It's really not much space, but it will work out somehow. I'm already pondering on how the triangles will work against the blocks for the border. Should I maybe add a strip to have a buffer? Uff, I hate decissions! We'll cross that bridge when we get there.

I'm finding the muslin a little too yellow too and wondering whether I should have gone with something closer to white instead. And if I had picked something more white, I am sure I'd be wishing I would have used the muslin :)

Aquí está lo que he hecho del Mariners' Compass durante un mes. De momento va bien, creo. Y me pregunto: Soy yo la única a la que le dan momentos de pánico según voy cosiendo un top? Los triángulos de las tiras de separación han sido los que me han causado el primer momento de nervios. Tenía pensado poner ocho por tira. Demasiados, no quedaba espacio para los aplicados que van entre los bloques. Siete entonces, no, un número impar no quedaba bien. Seis y a la tercera va la vencida. Por supuesto ya tenía varias tiras cosidas con ocho y con siete que tuve que deshacer. Lo miro y me parece que le falta algo y me tengo que recordar a mi misma que le falta algo de momento y que el espacio vacío estará cubierto. Aunque no queda tanto espacio vacio lo haré funcionar de alguna manera. Y luego los triángulos para el borde. Pondré una tira de separación entre el centro y el borde? Uff, odio las decisiones. Ya me lo pensaré cuando llegue a ese punto.

Y encuentro la tela de muslin un poco demasiado amarilla. Quizá debería haber escogido una tela más blanca. Aunque claro, si hubiese escogido una tela más blanca estaría ahora escribiendo que debería haber escogido una más amarilla como la muslin :)

3 Comments:

Blogger latietarosa said...

Pues a mí me gusta, y el tono de la muselina, que normalmente la encuentro demasiado amarilla, ahí te la veo bien :-)
el Mariner`s lo veo perfecto!

8:53 AM  
Blogger Nueiver said...

Vaya, pensé que lo del pánico era cosa de novatas :-(
O sea..... ¿que siempre voy a sentirlo? :))))))
Conforme voy uniendo piezas me voy convenciendo que la elección ha sido totalmente desafortunada. Menos mal que el resultado.... ¡¡es otra cosa!!
Te lo digo, te lo cuento, por si te sirve de consuelo, jajajajaja
Y el quilt.... pues te quedará como todo lo que tu haces
¡¡hermosísimo!!!!!!!!!!!
Besicos.

10:10 AM  
Blogger violetazul said...

Yo también creo que está quedando precioso!
A mi el pánico me da siempre a la hora de ir uniendo, siempre pienso: No me llega, seguro que calculé mal.. luego se va pasando.
Supongo que esta es otra característica más de las quilters, sin pánico no hay quilt.
besos

12:00 AM  

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home